Prácticas que hacen a una empresa sostenible

Actualmente, la importancia de cuidar al medio ambiente durante las actividades cotidianas ha crecido considerablemente. Las exigencias de los consumidores a empresas que sean más transparente con el cuidado que realizan al medio ambiente aumentó. Lo que lleva a que estas comiencen a realizar gestiones ambientales que demuestren su compromiso con el planeta.

 

La pregunta que nos planteamos sería ¿Qué hace de una empresa sostenible? Veremos cuales son las características y prácticas que realizan las empresas para ser más amigable con su entorno y reducir el impacto ambiental.

¿Qué es una empresa sostenible?

 

Una empresa sostenible es aquella que utiliza los recursos renovables de su entorno para realizar sus actividades dependiendo del rubro en el que se especializa. De esta manera, beneficia el medio ambiente, revierte su deterioro y mejorar el bienestar de la sociedad.

El cuidado del medio ambiente por parte de las empresas va ligado a una cultura e identidad que aboga por la sostenibilidad ambiental.

 

¿Cuáles son las prácticas que realiza una empresa sostenible?

 

Demostrar que una empresa es sostenible no requiere solo de palabra, necesita de acciones.

Para cuidar el medio ambiente, las políticas sostenibles incluyen diversas prácticas, dependiendo, como se mencionó anteriormente, del nicho de negocio.

La sostenibilidad debe incorporarse a las estrategias corporativas y reflejarse en los objetivos empresariales de la organización. Esto significa hacer de esto una prioridad en todos los aspectos del negocio.

  • Conservación de agua y energía
  • Cadena de Suministro: Según estadísticas, los consumidores prefieren trabajar con empresas sostenibles que sean amigables con el medio ambiente.
  • Programas de Reciclaje: Desarrollar programas internos para reciclar productos: papel, vidrio, plástico, suministros, bombillas, componentes electrónicos, entre otros.
  • Gestión de los agentes Químicos: El impacto de los productos químicos en nuestro medio ambiente es sumamente dañino para nuestros océanos. Destaca el uso de productos ecológicos y una capacitación formal sobre el uso de los químicos.
  • Desarrollar políticas y términos de sostenibilidad: Implementar políticas prácticas para integrar una metodología de trabajo sostenible que potencie la filosofía sostenible de la empresa.

Si cumples con todas estas características, ¡Felicidades! Eres una organización sostenible. De lo contrario, recomendamos con toda seguridad asesoramiento en planes para llevar a cabo estas prácticas. Asimismo, contribuir con la reducción de contaminación y a mejorar la sociedad. 

Fuente:

5/5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola, somos INAR.
¿En qué podemos ayudarte?